La Equinoterapia es una disciplina integral y complementaria, basada en el vínculo y la interacción entre caballo, persona y profesor o terapeuta, favoreciendo una mejor calidad de vida e inclusión social.

Según las características y posibilidades de cada persona se determinará quien trabajara con él, Terapeuta o Profesor. Así también es primordial la participación y el trabajo con los padres o de la persona a cargo.

Abarca la integración de cinco áreas fundamentales: medicina, psicología, pedagogía, deporte y recreación. Ofrece amplios beneficios en las siguientes áreas: Psicológica, psicomotriz, sensoperceptiva, emocional, social y deportiva. Teniendo como principal estrategia de trabajo al caballo que pone a nuestro servicio tres características que le son propias:
Transmisión de su calor corporal
Transmisión de impulsos rítmicos
Transmisión de un patrón de locomoción equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana.

La conformación corporal y el entrenamiento correcto de un caballo de terapia desempeñan un papel sumamente importante para la exitosa realización de la misma.

En Equinoterapia realizamos ejercicios y juegos que contrarrestan la rutina que acarrean las terapias tradicionales que realizan las personas con necesidades especiales para su rehabilitación, tornando la actividad placentera y permitiendo al sujeto participar activamente de la actividad, fomentando la integración, beneficiando el área social, psicológica y psicomotora.

Los principales juegos y ejercicios que trabajamos son los dirigidos al área emocional, social, pedagógica y psicomotriz:
Limpiar el caballo.
Tocar diferentes partes, nombrarlas, nombrar las del propio cuerpo.
Reconocer letras, colores, formas.
Dar de comer.
Oler al caballo.
Escuchar sus sonidos, imitarlos.
Montar a caballo solo, con algún compañero o con el terapeuta.
Realizar distintos juegos sobre el caballo (adoptar diferentes posiciones, jugar al básquet, fútbol, carreras, escondidas, etc.)


Todos los juegos y ejercicios se llevan a cabo dentro de un escenario y una escena significativa para el niño, que deberá ser creada por el terapeuta.

La capacidad de manejar el caballo y hacerlo obedecer es una experiencia importantísima para la autoafirmación de cualquier persona. Se desarrolla un sentimiento de poder y con esto crece la voluntad de superar resistencias y obstáculos de la vida, y de autosuperarse.

Se recomienda en los siguientes casos:

Parálisis cerebral (espástica, diskinética, atáxica, hipotónica) Esclerosis Múltiple
Síndrome de Down
Escoliosis con tensiones musculares asimétricas, Cifosis, Lordosis
Secuelas de traumatismo de cráneo con disfunción psicomotora
Discapacidad Intelectual.
Autismo. Psicosis. Esquizofrenia.
Enfermedades psicosomáticas.
Disfunción Cerebral mínima con o sin hiperactividad.
Deficiencias psicomotoras (torpeza, incoordinación)
Problemas conductuales
Trastornos de atención y concentración.
Problemas de lenguaje
Adicciones.
Anorexia, Bulimia. Discapacidad visual
Discapacidad auditiva.

¿En que casos se encuentra contraindicada?

Displasia o Luxaciones reiteradas de cadera.
Osteoporosis
Inestabilidad atlantoaxial (puede presentarse en algunos casos de personas con Síndrome de Down).
Convulsiones no controladas y reiterativas.


Los principales juegos y ejercicios que trabajamos son los dirigidos al área emocional, social y psicomotriz:


Limpiar el caballo.

Tocar diferentes partes, nombrarlas, nombrar las del propio cuerpo.

Dar de comer.

Oler al caballo.

Escuchar sus sonidos, imitarlos.

Montar a caballo solo, con algún compañero o con el terapeuta.

Realizar distintos juegos sobre el caballo (adoptar diferentes posiciones, jugar al básquet, fútbol, carreras, escondidas, etc.)

Los efectos terapéuticos se refieren a los beneficios que proporciona el uso de la equinoterapia.

EFECTOS NEUROMOTORES:
Regulación del tono muscular.
Inhibición de reflejos tónicos y movimientos asociados.
Grabación y automatización del patrón de locomoción.

EFECTOS SENSOMOTORES:
Desarrollo de la sensopercepción táctil.
Desarrollo del sistema propioceptivo.
Fomento de la integración sensorial(táctil,visual,auditivo).
Desarrollo de la conciencia e imagen corporal.

EFECTOS FUNCIONALES:
Estimulación de la peristalsis.
Estimulación del sistema circulatorio.
Estimulación del sistema respiratorio.

EFECTOS PSICOMOTORES:
Estabilización del tronco y de la cabeza.
Desarrollo del equilibrio horizontal y vertical.
Construcción de la simetría corporal.
Fomento de la coordinación psicomotriz gruesa y fina.
Desarrollo de la lateralidad.
Incremento de elasticidad, agilidad y fuerza muscular.


EFECTOS SOCIOMOTORES:
Desarrollo de la comunicación análoga y verbal.
Aumento de la atención y concentración mental.
Confrontación de temores personales.
Incremento de autoconfianza y autoestima.
Desarrollo de la voluntad.
Aumento de la capacidad de adaptación.
Disminución de impulsos agresivos.
Desarrollo de comportamiento cooperativo.
Desarrollo de la responsabilidad.